Reflexiones de una Nutricionista de Vacaciones

  • María Elías Aldama
  • 19 junio, 2018

Hace unos días desesperada por la cantidad de trabajo que tenía y por el malísimo tiempo que tenemos donde vivo, decidí coger el ordenador y mirar vuelos a cualquier sitio de España donde más o menos el sol estuviese asegurado. Mi marido no podía cogerse vacaciones y llamé a mis padres con ganas de que se apuntasen a esta locura improvisada y encantados me dijeron que me encargase de reservar y ¡listo!

En este post no voy a darte herramientas útiles para que tu objetivo se cumpla, ese lo dejaré para el de la vuelta de vacaciones, que aunque lo tengo medio preparado me he prometido a mí misma no trabajar esta semana y reconozco que me está costando, y de eso os voy a hablar. Del autocuidado de lo poco que a veces lo tenemos en cuenta, y no me refiero a pintarte las uñas, no, me refiero a tener tiempo para pensar en algo más que en trabajo, a no tener que estar pensando en si no cojo llamadas de trabajo esta semana seguro que todo se va al traste o millones de pensamientos que nos sobrevuelan la cabeza.

Esta situación la he comentado muchas veces con compañeras nutricionistas y a muchas o a las que llevamos tiempo nos pasa. Además, ahora se suma a las consultas, las planificaciones y el material de educación nutricional el estar en redes sociales activa y tener un diseño bonito, cuidado y las fotografías perfectas. ¿Me dice alguien de donde sacamos el tiempo? Porque que yo sepa el día tiene 24 horas para todo el mundo.

Por otro lado, mi trabajo intenta fomentar que las otras personas alcancen sus objetivos y eso requiere que yo como persona esté bien, consciente y que de el máximo en las consultas. Por eso he tomado decisiones esta semana de vacaciones que nos beneficiarán a todos. ¿Qué es lo que me ha ayudado a pensar? Primero el tener a mis padres conmigo y que me ayuden con mi hija y poder tener tiempo para pensar. El estar un rato sola frente al mar hace que te des cuenta de muchas cosas y estas preguntas.


  • ¿Qué es importante para mí?¿Qué me proporciona un sentido de finalidad en la vida?

  • ¿Qué me hace feliz?

  • ¿Qué cosas son las que hago mejor?

 

Si a alguien estas tres preguntas le ayudan me alegraría mucho, yo de momento voy a seguir con mi día y pringarme de arena.

Sin Comentarios

Escribe un Comentario